La muerte de Anthony Cruz “es una gran pérdida”

Familiares, colegas y amigos resaltaron ayer la calidad humana del salsero.

Anthony Cruz se enamoró de la música desde que era un nene. Tanto así que vino a ganar su primer concurso musical cuando apenas tenía cinco años. Al cumplir los 17, el maestro Mario Ortiz descubre su talento y de inmediato su melodiosa voz comienza a darse a conocer en y fuera de la Isla. Con tanto éxito en tan poco tiempo, Anthony decide lanzarse como solista para el 1992 y logra posicionarse entre los mejores de la salsa romántica.

Tras sufrir un paro respiratorio el pasado viernes, Anthony Cruz falleció a sus 53 años junto a su familia.

Su mamá, Jenny Montalvo, lo recuerda con el mayor de los cariños y pura admiración. Entre lágrimas contó ayer cómo fueron los últimos días de Anthony en el hospital, donde estuvo más de una semana.

“Anthony dejó de comer. Al dejar de comer fue decayendo. El día antes de las madres lo llevamos al hospital porque llevaba dos días sin comer. El padecía de diabetes. Lo pusieron en intensivo, le bajaron las plaquetas y tenía agua en los pulmones. Él era mi hijo más pequeño. Era bien apega’o a mí y yo lo mimaba mucho. Cuando iba a verlo al hospital me decía: ‘no te vayas mami. No me dejes solo y quédate’ ”, dijo Montalvo.

El salsero murió el viernes de la semana pasada.

La hermana de Anthony, Mari Cruz, también mantiene muy vivo el recuerdo de su personalidad y la humildad que lo distinguía. Hasta hace memoria, entre risas, de las tantas veces que lo carreteó para todas partes. Desde llevárselo con ella para la universidad hasta cantar juntos en tarima.

“Ustedes conocieron al artista, yo me disfruté a Anthony. Él fue mi bebé, mi hermanito más pequeño”, aseguró Mari.

Para el cantante José Nogueras, su amigo Anthony Cruz era una de las voces más privilegiadas de la salsa romántica y mejor ser humano.

“Anthony es una voz privilegiada por el hecho de que no todo el mundo puede gozar de un registro tan amplio como el de él. De mucha clave, una clave natural que lo hacía cantar cómodo. Un color de voz increíble. Iba desde boleros hasta salsa. Cualquier cosa le quedaba bonito por el timbre de voz que tenía. Una voz bien completa, como decir Lalo Rodríguez, Marc Anthony, Charlie Aponte. Además, era un tipo bueno. Es una gran pérdida”, sostuvo Nogueras, quien conocía a Anthony y a su familia desde el 1978.

Desde el lobby de la funeraria Viner en Bayamón, donde el cantante fue velado ayer, los amigos y familiares de Cruz se mantenía embelesados observando sus fotos en una pantalla grande. Eran fotos de su juventud, fotos en blanco y negro, fotos a color, fotos con su único hijo, fotos con Tego Calderón, fotos con Mario Ortiz, fotos de su vida entera.

“Uno lo ve y no lo cree. Parece que uno está todavía en un sueño”, se le escuchó decir a uno de sus amigos.

Anthony Cruz contaba con más de seis producciones musicales y una nominación al Grammy como cantante revelación del año. Grabó junto a grandes artistas como Alicia Baroni, Mimi Ibarra y Gerardo García. Además, su voz logró escucharse en países como Panamá, Venezuela, Colombia, Perú, Costa Rica, Educador y República Dominicana. Aunque nació en New Jersey, visitaba la Isla con frecuencia. Pero como era tan familiar, al día siguiente de aterrizar le caía directo a la casa de su mamá. Ahí era cuando doña Jenny aprovechaba para mimarlo y prepararle su plato favorito: arroz blanco con carne guisá’.

Fuente: PrimeraHora

You May Also Like